La investigadora Igone Guerra nos presenta 8 lecciones sociales que emergen de la crisis COVID-19.

La explosiva expansión de COVID-19 ha tomado al mundo por sorpresa, demostrando lo estrechamente conectados que estamos. El mundo entero se ha unido en torno a una sola palabra, COVID-19. A pesar de sus consecuencias negativas, la pandemia ha ofrecido algunas lecciones importantes.

1. La importancia de invertir en el bien público.
La crisis del coronavirus nos ha recordado la crisis financiera no resuelta de 2008. Aquella última crisis, y las políticas de austeridad necesarias para superarla, dieron como resultado importantes recortes sistemas de salud pública, con graves consecuencias para los sectores más vulnerables de la población y la sociedad en su conjunto.

2. Políticas de protección social para mitigar el impacto de COVID-19.
Representantes de la ONU han pedido urgentes medidas de protección social para responder a COVID-19. Según la Social Protection Interagency Cooperation Board (SPIAC-B) la protección social puede desempeñar un papel clave en la amortiguación del impacto socioeconómico de COVID-19.

3. Ahora más que nunca, la gobernanza colaborativa es imprescindible.
El choque extraordinario a nuestro sistema que la pandemia de coronavirus está trayendo nos invita a repensar nuestros sistemas de gobierno. En este contexto, la gobernanza gana impulso como una nueva forma de funcionamiento que implica distribuir roles, definir prácticas y toma de decisiones de forma colectiva.

4. COVID-19. Una oportunidad para recuperar la confianza.
La gente necesita confiar en la ciencia, las autoridades públicas y los medios de comunicación. En los últimos años, se ha minado la confianza en estas instituciones. Como consecuencia de esto, hoy día se cuestiona la confianza en todo el mundo.

5. Gestión de datos a la luz de COVID-19.
Comprender a COVID-19 es un desafío global. Muchos países alrededor del mundo están trabajando en la recopilación de la mayor cantidad de datos posible con el objetivo de encontrar soluciones para combatir el virus. Si los datos son siempre un ingrediente clave en la toma de decisiones, entonces ahora se necesitan incluso más.

6. La importancia de mejorar la digitalización.
El COVID-19 está impactando a países de todo el mundo, y están surgiendo soluciones digitales para mitigar la crisis. Muchos gobiernos están tomando en serio el cambio de una sociedad analógica a una sociedad digital. La crisis de COVID-19 ha puesto en evidencia la necesidad de mejorar aún más la infraestructura digital en el ámbito político, económico, social y cultural.

7. Combatir las noticias falsas.
El COVID-19 está en las portadas de periódicos, revistas y medios de todo el mundo. Con la misma rapidez que se difunde la información, también lo hacen las noticias falsas o «fake news», lo que resulta en un grave peligro para el público. Del mismo modo que para limitar la propagación de COVID-19, en este caso también deberíamos tomar varias «medidas higiénicas» en términos de información.

8. Involucrar a la comunidad en la lucha contra COVID-19.
Más de 750,000 personas en el Reino Unido se inscribieron recientemente como voluntarios de salud. Se pueden encontrar casos similares en países de todo el mundo, lo que respalda la idea de que las personas de todo el mundo están firmemente comprometidas a ayudar en la lucha contra COVID-19.

Puedes leer el artículo completo en inglés aquí.